Ciencias Sociales

Doctora Honoris Causa Adela Pellegrino: pionera y generosa

44669287054_5f2171482b_z

La historiadora y demógrafa Adela Pellegrino recibió este 16 de octubre el título de Doctora Honoris Causa de la Facultad de Ciencias Sociales (FCS). La emotiva ceremonia contó con la presencia del rector saliente Roberto Markarian y el rector electo Rodrigo Arim, además de otras autoridades universitarias, docentes y colegas de la homenajeada que colmaron la sala de conferencias de facultad.

Markarian destacó el vínculo personal que lo une a la familia y destacó el aporte sustantivo de Pellegrino «al desarrollo de disciplinas centrales de las ciencias sociales», mientras que Arim dijo sentir mucha alegría y satisfacción por el reconocimiento y confesó que acordaron con Markarian atrasar la sesión del Consejo Directivo Central de ese día para poder estar ambos en la ceremonia. «Esto habla de la valía de Adela».

La fundamentación del otorgamiento del título de Honoris Causa estuvo a cargo del decano, Diego Piñeiro, quien realizó una breve reseña de la trayectoria académica de la homenajeada. Pellegrino egresó como historiadora en la Facultad de Humanidades y Ciencias (FHC) y en los primeros años de su carrera docente trabajó en Facultad de Arquitectura. Al llegar la dictadura emigra a Venezuela donde se incorpora al Centro de Estudios Latinoamericano Rómulo Gallegos (1979 -1984) y a la Universidad Católica Andrés Bello (1984 – 1986). Hizo una maestría y doctorado en Demografía Histórica en la Escuela de Estudios Superiores en Ciencias Sociales de Francia. Al retorno al Uruguay trabaja como docente en FHC y posteriormente se adscribe Centro de Investigación y Posgrados en Ciencias Sociales (CEIPOS) desde donde trabaja en la construcción de la FCS. Se dedica a la tarea, tal vez la más importante de su vida, opinó el decano, de formación de demógrafos y la creación de un grupo de trabajo en demografía que sería la base del actual Programa de Población. Además, desempeñó tareas de enseñanza de grado y posgrado. Jugó un rol fundamental en la creación de la Maestría en Demografía y Estudios de Población de facultad. Ha integrado la Comisión Sectorial de Investigación Científica, la Comisión de Posgrados y fue consejera de facultad. Colaboró con prestigiosos organismos internacionales y universidades y publicó 121 productos bibliográficos (24 en revistas científicas, 76 libros o capítulos de libros, entre otros).
Los logros de la docente hablan de una «dedicación y perseverancia que hay que destacar», dijo el decano.

Un legado académico y humano

Ignacio Pardo, coordinador del Programa de Población, subrayó a su turno dos ejes fundamentales del trabajo y la personalidad de la investigadora. El primero relacionado a lo académico, describiéndola como una pionera en la explotación de los datos censales a través de la base de datos censales de América Latina (IMILA) y en el abordaje de las corrientes migratorias del continente, particularmente la migración calificada «un tema de importancia para la región», dijo. «Hizo un aporte a la ciencia en Uruguay como muy pocas otras figuras lo han hecho» señaló Pardo al tiempo que destacó la labor de construcción institucional, la instalación de temas demográficos en la agenda de discusión de políticas, y la creación del doctorado y la maestría en Población.

El otro eje es el vinculado con «la idea de la ciencia como construcción colectiva y colaborativa. La manera de trabajar de Adela no es tan habitual, lamentablemente, y es la fuente de todo el cariño de la gente que la conoce en nuestro país y en el exterior», resumió el investigador. «Hay algunos rasgos éticos muy presente en ella: la responsabilidad, la transparencia, el rigor con el que cultiva las funciones universitarias, la honestidad intelectual, la curiosidad. Privilegiar la colaboración por encima de la competencia. Es un estilo de relacionarse con las personas»

Pardo también describió a la homenajeada como una persona generosa que promovía la formación y la participación de los docentes más jóvenes, «de los colegas de grados más bajos». «La calidez y la cercanía con la que se trabaja con ella, es [también] un legado, junto con el académico», concluyó.

También hubo espacio para una ronda de comentarios sobre las experiencias de trabajo con Adela en los primeros años del retorno a la democracia. Costanza Moreira, Gerardo Caetano y Carmen Varela compartieron mesa para recordar sus primeros años como investigadores junto a la demógrafa. Entre divertidas anécdotas y el reconocimiento a su calidez humana, su estatura académica y su empeño, emocionaron a los presentes y lograron retratar la talla de la primera Doctora Honoris Causa de FCS.

Recordaron los años de trabajo en el Centro Interdisciplinario de Estudios sobre el Desarrollo del Uruguay a finales de los 80, algunos trabajos novedosos para aquel entonces como uno sobre «Patriarcalismo», además de bromear sobre la escasez de recursos de la Udelar por aquellos años.
La describieron, una vez más, como una investigadora rigurosa, creativa, y cultivada. Una investigadora de vanguardia en aquel Uruguay de los 80 y 90. Amiga de los jóvenes y formadora de nuevas generaciones que siempre eligió «jugar en equipo».

Desde la Historia a la demografía

La Doctora Honoris Causa explicó por qué decidió dedicarse a la demografía, siendo licenciada en Historia. Contó el rol fundamental que en esa carrera jugaron algunos profesores a la hora de descubrir nuevos intereses.

Recordó su migración a Venezuela, un país que la recibió de brazos abiertos durante la dictadura uruguaya, donde pudo trabajar con libertad hasta su retorno a Montevideo en 1987: «Me gustaba mucho ese país, mi trabajo y la gente. Pero el proyecto era volver», remarcó.

Al arribar a nuestro país trabajó sobre inmigración italiana, el padrón de Montevideo de 1858, el matrimonio de los inmigrantes, la confección del Anuario de Estadística y un estudio sobre fecundidad y trabajo. «Ya los temas demográficos eran mi tema fundamental».

«Quiero agradecer a los que hablaron y a la organización. Me emociona mucho. Agradezco a la FCS y a la Udelar que me han dado la oportunidad de hacer las cosas. La facultad fue un proyecto muy interesante y un espacio que nos permitió realizar proyectos a largo plazo».

Adela Pellegrino - Título de Honoris Causa

Comparte este contenido

  • Facebook
  • Google+
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Gmail