1. capacidad de compromiso ético institucional y social;

2. autonomía y sentido crítico;

3. formación basada tanto en la especialización como en el cruce interdisciplinario;

4. competencias adquiridas en itinerarios formativos consistentes que articulen la enseñanza, la investigación y la extensión;

5. comunicación permanente entre la sociedad y la institución académica, que permita la relación entre los requerimientos sociales y la acumulación científica;

6. capacidad de inserción e incidencia en los procesos sociales.

Cerrar menú
Translate